Un tribunal de Tokio condena a 20 años de cárcel a la fundadora del Ejército Rojo Japonés


Fusako Shigenobu fue el cerebro del asalto a la embajada francesa en La Haya, en 1974
Shigenobu, de 60 años, fue detenida a finales del 2000 en un hotel de Osaka tras haber burlado una persecución internacional durante un cuarto de siglo. Su grupo, surgido de la protesta contra la guerra de Vietnam, colaboró con el Frente Popular para la Liberación de Palestina en varios actos terroristas. Hace cinco años, declaró que su grupo se disolvía y dejaba las armas para sumarse al movimiento antiglobalización

RAFAEL POCH – 24/02/2006
PEKÍN.Corresponsal

La fundadora del Ejército Rojo Japonés, Fusako Shigenobu, fue condenada ayer a 20 años de cárcel por un tribunal de Tokio. La mujer, de 60 años, ha sido condenada como cerebro del asalto con toma de rehenes de la embajada francesa en Holanda, el 13 de septiembre de 1974. En aquella acción, el grupo tomó como rehenes al embajador francés y otras diez personas, e hirió gravemente a una policía holandesa. Los rehenes fueron canjeados a cambio de la libertad de un activista del grupo, Yatuka Furuya, que estaba encarcelado en Francia; 300.000 dólares, y un avión con el que los miembros del comando huyeron a Siria, tras un intento frustrado de asilo en Yemen del Sur. Siria les concedió el asilo, pero les obligó a devolver los 300.000 dólares. Shigenobu había fundado el Ejército Rojo Japonés en 1971 en Líbano.

El grupo fue, en parte, una escisión de la Fracción del Ejército Rojo japonés, uno de los que habían evolucionado hacia el radicalismo y la lucha armada desde la gran protesta civil japonesa contra la guerra de Vietnam de los años sesenta. En Líbano, el nuevo grupo estuvo muy vinculado al Frente Popular para la Liberación de Palestina del doctor George Habash, y con esa organización cometió varias acciones de terrorismo. Entre ellas, destacaron un ataque suicida con ametralladoras y granadas perpetrado el 30 de mayo de 1972 en el aeropuerto internacional Ben Gurion de Tel Aviv, con el resultado de 26 muertos – más los dos miembros del comando se suicidaron haciendo estallar granadas- y 80 heridos. Un año después, la misma alianza palestino-japonesa secuestró un avión de las líneas aéreas niponas, JAL, al sobrevolar Holanda, y se llevó el aparato a Libia, donde fue destruido tras poner en libertad a todos los pasajeros. La última acción conocida del grupo fue un atentado con bomba contra un club de recreación de soldados norteamericanos en Nápoles, en abril de 1988, que dejó cinco muertos.

Residente en Líbano durante una larga temporada, Fusako Shigenobu fue detenida a finales del 2000 en un hotel de Osaka, tras haber burlado una persecución internacional durante un cuarto de siglo. En abril del 2001, declaró desde la cárcel que su organización se había disuelto para integrarse en la lucha legal del movimiento antiglobalización. “En aquella época y situación, nuestra lucha armada representó las aspiraciones populares”, dijo la activista entonces. Los miembros del grupo, unos 40, se repartieron por diversos países del mundo. Uno de ellos cumple condena en Estados Unidos, otros han sido detenidos en Japón, y otros, se calcula que unos cinco, recibieron asilo en Corea del Norte, donde aún viven. El Gobierno japonés reclama a Pyongyang su extradición.

Noticia publicada a La Vanguardia

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s