Category Archives: nationalism

¿Un Estado de las Autonomías para China?

Xuilo Ríos acaba de publicar en el Observatorio de Política China una interesante propuesta con un interesante enfoque: China y el problema de España como ventaja comparativa. La idea es ofrecer la experiencia del modelo autonómico de España a China, sin embargo hay algunas cuestiones que creo deberían considerarse:

1- ¿Puede aplicarse el modelo para Taiwan? En España el Estado de la Autonomías se ha caracterizado por el “café para todos”, esto es, dar a todas las autonomías las mismas posibilidades y competencias (almenos a nivel formal). No entraremos aquí en los pros y contras de este sistema, pero me parece muy diferente de la máxima “una china, dos sistemas”.Sin embargo Ríos no enfoca la propuesta en este sentido (que es la principal preocupación del gobierno chino), sino para hacer frente a las minorías.

2- Por otra parte, categorización de las minorías en China realizada por Ríos en base a los números no creo que sea la más acertada para el problema que plantea. El gobierno Chino ha tenido un doble enfoque, aquella minorías que no plantean problemas secesionistas (la grandisima mayoría de las minorías) y a las que ha incluso apoyado y reforzado a diferencia de las tres problemáticas (uigures, tibetanos y, menos, mongoles) y que ya tienen un estatus de provincias autónomas (de jure, que no de facto).


3- El trato a la minorías no problemáticas ha sido relativamente bueno, viendose excluidas de las políticas de hijo único por ejemplo, y actualmente su número, el 8% de la población total ha augmentado. Incluso vemos el caso de numerosos matrimonios mixtos entre hans y una minoria en el que se prefiere la identidad de la minoría a la han para conseguir algunos beneficios. Un ejemplo típico de este reconocimiento lo encontramos en la moneda del Estado, en las que vemos diferentes minorías representadas (excepto el de 100 yuanes con Mao, han) y diferentes (4) alfabetos. Sin embargo este reconocimiento ha sido más bien folclórico y asumiendo cierta superioridad han incontestable.

4- Las tres minorías problemáticas, en terminos secesionistas no han recibido un trato parecido sino que han sido reprimidas y continuan siendolo. En este sentido es interesante considerar que el Dalai Lama no pide la independencia de China, sino más autonomia, a diferencia de algunos uigures que piden la creación de un Estado independiente (Turkestan este).

5- El último problema es saber si el gobierno chino va realmente a tener interés en debatir estos temas, si el tema esta suficientemente maduro y si el gobierno lo quiere incorporar en la agenda. El gran problema interno de China actualmente es la desigualdad económica, también el nacional es relevante, pero no el de las minorías étnicas sino el de Taiwán.

6- Sin duda existen similitudes y podría ser de mutuo interés intercambiar experiencias, pero en el texto parece que sea tan solo China la que tiene y puede aprender de España, cuando a mi parecer debería plantearse que ambas podrían aprender de las experiencias mútuas, especialmente teniendo en cuenta que el problema tampoco está resuelto en España.

Pese a todo esto el enfoque me parece innovador e interesante y una baza a tener en cuenta, pese a que la diplomacia Española tradicionalmente no ha considerado su modelo territorial (y sus autonomías) como un elemento importante a exportar. Sin duda, la riqueza cultural del país puede (y debería) ser más presente en la politica exterior española.

Finalmente, recordar que no solo China podría estar interesada, sino que otros países como Kazajastán han mostrado interés en el sistema político español y se han realizado seminarios e intercambios de expertos en este sentido, y en especial Lluc Lopez habló de las posibilidades y características de un modelo autonómico para Kazajastán en una de las reuniones en Astaná.

Advertisements

Sino-Japanese Relations: The Impact of Wen’s Visit

Kenichi Ito
23 April 2007

Read this interesting piece in its original framework, here

Chinese Premier Wen Jiabao completed his three-day trip to Japan on April 13, the first visit by a Chinese premier in more than six years since Zhu Rongji came to Tokyo in October 2000. Wen, who had praised Japanese Prime Minister Shinzo Abe’s visit to Beijing last October as “a trip to break the ice,” described his recent visit as “a trip to melt the ice” and judged it a success. The Japanese side appears more cautious, still trying to figure out Beijing’s true intentions. Nonetheless, Wen’s visit is an unmistakable sign that the Sino-Japanese relationship has taken a solid step forward toward a post-ice period.

Premier Wen told the Japanese parliament: “The amicable exchange between China and Japan is unprecedented in the history of the development of world civilizations in terms of its longevity, scale and impact.” This is no exaggeration. Wen called this Sino-Japanese relationship “a shared asset worth handing down to posterity.” I think Wen’s words echo the sentiments of many Japanese.

Still, the scars left by the violent anti-Japanese demonstrations across China two years ago remain. At that time, I was organizing a forum of intellectuals called the Council on East Asian Community in an effort to frame a common regional future together with China. The demonstrations dealt an unexpected blow to this endeavor, prompting me to write a newspaper op-ed: “The most shocking incident in the past year as we explored the possibility of an East Asian Community was the outbreak in April of violent anti-Japanese demonstrations that engulfed the whole of China. People are arguing that it is difficult to maintain normal, friendly relations with a country where slogans such as ‘patriotic innocence’ go unchallenged and whose government does not apologize for, compensate for and punish the destructive behavior of demonstrators. They say it is almost insane to imagine forming a ‘community’ with such a country. I do not reject these arguments. However….” What I really wanted to say followed that, but I remember there was little regard given at the time to opinions such as mine.

Since Japan and China normalized diplomatic relations in 1972, the bilateral relationship has continued to develop. Ties were strengthened through the mutual trust fostered between the countries’ top leaders: between Yasuhiro Nakasone (Japanese Prime Minister from 1982 to 1987) and Hu Yaobang (Chinese Communist Party Leader from 1980 to 1987), and between Noboru Takeshita (Japanese Prime Minister from 1987 to 1989) and Zhao Ziyang (Chinese Communist Party Leader from 1987 to 1989). Nevertheless, relations worsened after Jiāng Zémín came to power in the wake of the Tiananmen Square incident and started in 1994 all-out anti-Japanese patriotic education. Beijing refused to hold summit meetings with Tokyo when Junichiro Koizumi, who became prime minister in 2001, made repeated visits to Yasukuni Shrine, where the spirits of Japan’s war dead including 14 Class-A war criminals are enshrined. The anti-Japanese demonstrations in China came as the culmination of soured Sino-Japanese relations.

As the saying goes, yin (shade) and yang (light) can transform into one another. Both Jiāng’s patriotic education and Koizumi’s visits to Yasukuni were intended to win the support of their respective peoples. However, when the damage caused by such domestic-oriented policies became unbearable, calls for changes in policy mounted in each country. Last October my organization, The Japan Forum on International Relations, presented policy recommendations titled “Japan and China in the Changing Asia” that urged Prime Minister Shinzo Abe to pay an official visit to China and agree with Beijing to hold summit meetings on a regular basis. Abe flew to Beijing just a week after the recommendations. A number of problems exist between Tokyo and Beijing and their solutions will not be achieved overnight. Still, Premier Wen’s visit signaled an important step forward in bilateral relations in that Tokyo and Beijing affirmed their political will to confront these problems.

Kenichi Ito is President of The Japan Forum on International Relations, Inc. He is also President of the Council on East Asian Community and Professor Emeritus of Aoyama Gakuin University.

The Politics of Imagining Asia: Empires, Nations, Regional and Global Orders

Excellent article written by Prof. Wang Hui, and published in Japan Focus
Abstract
Following the recent trends of globalization and regionalization, the idea of Asia has been revived in political, economic, and cultural fields. This essay examines some of the multiple uses of the idea of Asia in modern East Asian and especially Chinese history. It consists of four parts. Part One discusses how the idea of Asia developed from modern European history, especially the nineteenth century European narrative of “World History,” and points out how the early modern Japanese “theory of shedding Asia” derived from this narrative. Part Two studies the relationship between the idea of Asia and two forms of Narodism against the background of the Chinese and Russian revolutions. One, exemplified by Russian Narodism, attempted to use Asian particularity to challenge modern capitalism; the other, represented by Sun Yat-sen, attempted to construct a nation-state on the basis of a socialist revolutionary program, and to develop agricultural capitalism under the particular social conditions of Asia. Part Three considers the differences and tensions between the “Great Asianism” of Chinese revolutionaries such as Sun and the Japanese idea of Toyo (East Asia), and discusses the need to overcome the categories of nation-state and international relations in order to understand the question of Asia. Part Four discusses the need to go beyond early modern maritime-centered accounts, nationalist frameworks, and Eurocentrism in reexamining the question of Asia through historical research by focusing on the particular legacies of Asia (such as the tributary system) and the problems of “early modernity.”

Sobre el deporte y la política: algunas reflexiones

Esta mañana he tenido acceso a un artículo sugerente en Yaleglobal sobre deporte y política en Asia (algunos sabeis de mi afición por el tema), sobre el que me gustaría compartir algunas ideas, y quizás, generar algo de debate.

Coincido plenamente con el autor del artículo, en que el deporte de competición puede ser un buen ‘marcador’ de elementos económicos y sociales, significativos para un análisis de las relaciones internacionales (ya que este tipo de prácticas son en si mismas relaciones internacionales), aunque no estoy de acuerdo en que también sirva como metáfora suficiente, sobre la que evaluar ‘bondad’ de los sistemas políticos y de organización de la sociedad. Así, obviamente es necesario discrepar de las afirmaciones (algo desafortunadas) de la idoneidad de las ropas islámicas para practicar según que deportes, algo que me parece más fruto del prejuicio cultural, que de la reflexión.

Sin embargo, sería una pena no observar como, por ejemplo, China y Corea del Sur han depositado un mayor interés en obtener buenos resultados en las competiciones deportivas, y por encima de todo, obviar que las victorias tienen una influencia significativa en el orgullo nacional.

En mi opinión, lo que el teatro es a la vida, podría serlo el deporte de competición a la política internacional.

No se identifican, pero nacen en un contexto concreto y con una voluntad definida. Para el observador cítrico, es posible obtener información valiosa, siempre y cuando se mantenga alerta y consciente del nivel de representación ‘metafórico’; es decir, que no caiga en el error de pensar un ciudadano inglés medio, es la suma de Ricardo III y David Beckham.

Ejemplos famosos de la relación entre deporte y relaciones internacionales, podrían ser la diplomacia del Ping-pong, las guerra del fútbol (sirva la referencia, de sentido homenaje Riszard Kapuscinski, fallecido recientemente, como siempre en estos casos, demasiado pronto), la diplomacia del críquet entre India y Pakistán, los embrollos políticos de la final de fútbol China Japón del 2004, la participación conjunta de las dos coreas en los JJOO… todos ellos ejemplos del efecto ‘marcador’ del deporte, y muchos de ellos asiáticos.

Me permito añadir aquí, que aún con mayor fuerza que en otros lugares, el deporte puede ser útil para comprender fenómenos de política internacional en Asia, donde constituye en algunos casos una red de emergencia, de ámbito regional, y suficientemente institucionalizada, que retransmite fenómenos de la zona más allá de lo que son capaces los actuales marcos de cooperación regional.

Y es que una idea que me gustaría proponer al debate, es si, hoy en día, el deporte de competición incorpora elementos deseables para algunos (entre los que me incluyo), y de los que el sistema internacional no ha sido aún capaz de dotarse.


Así, existen normas de cumplimiento universal, gestionadas por instituciones (teóricamente fuera del control de los gobiernos nacionales). En deporte, y a diferencia de otros marcos de relación entre estados, existe un componente de ‘justícia’ (o de injusticia, según como se quiera ver), que permite que el pequeño pueda enfrentarse al grande, en teórica igualdad de condiciones (incluso es un sistema que incorpora la realidad de la injusticia ‘social’, en el teórico esquema de igualdad, con lo que en la práctica es efectivo –es decir, los brasileños acaban jugando al fútbol en Europa por cuestiones económicas, o los países ricos disponen de mejores instalaciones para la práctica deportiva-, por lo que incorpora la desigualdad del sistema). El ejemplo de las competiciones a doble partido (un enfrentamiento en casa de cada uno de los contendientes) es un ejemplo de esta voluntad favorecedora del equilibrio.

Existe un juez, que dispone del poder de decisión según la actuación, y sin condicionantes históricos o políticos: el antiguo vencedor, deberá volver a quedar primero si desea salir nuevamente airoso… y en principio, vence aquél que más desea la victoria (y trabaja para conseguirla), que no siempre, será el mismo.

Como reflexión final, quisera añadir una consideración de tipo antropológico; decir que a mi modo de ver, el deporte ha resuelto mejor que la política (quizás porque ha sido considerado inútil hasta ahora, y por lo tanto, se ha manipulado menos), la relación del individuo con su vertiente más primaria (y me temo, que totalmente vigente bajo la piel de la cultura).

Es decir, (y tal y como afirma John Gray en su último libro), el ser humano tiene instintos que lo diferencian muy poco del resto de los animales, y que en algunos casos, se encuentran reprimidos. La versión idealista de la política, tiende a reprimirlos bajo el manto de un ser ‘cuasidivino’, que debe desterrar sus pulsiones, mediante condicionantes morales o ideológicos (en este sentido, el autor habla de cristianismo y sus derivados, como el marxismo, como modelos en los que el hombre es el centro de la creación y le da sentido), que tienen el objetivo final del progreso científico, que hará progresar a su vez al ser humano ‘moralmente’.

Sin embargo, el libro parte de la premisa que si bien el progreso científico es innegable y poco dado a dar vuelta atrás, este progreso no va parejo con un desarrollo ético y político del ser humano, que tiende a recaer cíclicamente en las mismas pulsiones (como sabemos, el descubrimiento de la rueda es más imperecedero que por ejemplo, el respeto a la vida del prójimo).

La idea -nada halagüeña- que sugiere el autor, es que gracias al progreso científico, cada recaída se produce con instrumentos más mortíferos.

El deporte por el contrario, es el ámbito de expresión reglada y en buena parte inocua, de estas pulsiones (la competencia ‘violenta’, la lucha por la victoria sobre el oponente, el sacrificio personal en pos de un bien colectivo, una cierta selección natural…. elementos a los que, como motor de la especie, nuestro cerebro está bastante más acostumbrado). El deporte acepta estos instintos profundos y las canaliza en expresiones ‘de fogueo’, que no son un peligro para la vida de los individuos.

Las marcas no dejan de batirse año a año, pero nadie atribuye al nuevo plusmarquista, mayores virtudes morales que a su antecesor. En este caso, y en una opinión para el debate, el deporte se adelantaría en algunos aspectos, al sistema internacional de instituciones políticas y jurídicas, en cuanto a su flexibilidad y el logro de imponer la universalidad de las normas.

En fin, una vez lanzada la piedra, procedo a esconder la mano, y os incluyo el artículo publicado hoy en Yaleglobal.

Sport is an age-old metaphor for politics – and Asian affairs analyst Sadanand Dhume looks at the Asian Games in the light of the region’s traditional rivalries. China captured more medals than any other nation, almost three times as many gold medals as runner-up South Korea. China’s geopolitical rival India was ranked eighth, with most of its medals won in more intricate, intellectual games. As emerging powers, China is huge, yet efficient and government-centered, while democratic India is lacking in structured effort. After dominating the games for decades, mature Japan now trails China and feisty South Korea. For Muslim nations, the results of the Asian Games demonstrate that sectarianism, restrictions and intolerance do not make for good training of athletes. Outcomes of sporting events reveal more about levels of confidence and national pride than rhetoric ever could. Still, dominant players of any sport cannot forget that others will struggle to gain, that the greatest contenders never give up. – YaleGlobal

India and Pakistan Get Ready for Cricket
China’s “Peaceful Ascendancy”
Internet Fans Flames of Chinese Nationalism
Learning Globalization From Football