Category Archives: politica

¿Super-ministerios o super-misterios?

“If even the best tea goes through six layers of filters, then in the end all you get is bottled water,” decía Mao en referencia a la sobre-burocratización.
La reforma burocrática anunciada por Wen ayer, pero que lleva debatiéndose desde noviembre, no parece que vaya a ser más importante a nivel organizativo y de funcionamiento, que las otras y en especial la útlima del 2003, sin embargo si que puede mostrar una lucha de poder importante en el seno del gobierno y el partido.
Xinhua explica la reforma hacia un sistema de grandes ministerios (dabuwei tizhi), que a primera vista parece que tiene características continuistas con la re-centralización y re-concentración, para intentar así tener un mayor control y coordinación de los procesos y tareas de la siempre difícil y opaca burocrácia china. En ChinaDaily podemos leer esta expliación:

After China started economic reforms in the late 1970s, the administrative had to adjust to a fledgling market economy. The administrative has undergone five major restructures since 1982. One of the common missions was to streamline the administrative according to the goals of the economic reform at the time.

In 1982, the central government had 100 subordinating departments, which were cut down to 61 after the restructure. The 1998 restructure reduced the subordinating departments of the State Council from 40 to 29. The departments removed were mostly those directly governing the industries.

Admittedly, the governing structure of the administrative has been remarkably improved compared with that under the strict planned economy. But it obviously needs further reforms to better match the needs of the market economy.

There are 28 departments at the ministerial level under the central government, which is much more than those in a mature market economy. The Japanese government has 12 ministerial-level departments, the United States 15, and Britain, 17.

Sin embargo, como destaca Fengchun en IPSnews, que nadie se equivoque, esto no es una reforma para la democratización ni la lucha contra la corrupción, es en la lucha entre los diferentes órganos y agencias del Estado frente a la iniciativa privada, así como entre el Estado Central y las provincias. Es un intento de reforzar el gobierno central frente a otros actores políticos:

“An administrative reform has nothing to do with a comprehensive political reform,” says Yang Fengchun, a political scientist with Beijing University. “If the goal is to make low-level officials more accountable to their upper ranks and not to the public, then we are not talking about any change in the political system”.

El The Guardian también tiene un magnífico analisis sobre la reforma y como complementa muy bien este artículo en Forbes, queda mucho por hacer:

Power has not yet been separated into legislative, executive and supervisory branches, and many departments still have the authority to set their own budgets, he said.

‘The budgetary functions (of existing ministries) should be unified to form a new budgetary system, a budget office run by the State Council or under the direct responsibility of the president or premier,’ he added.

A mi parecer tiene la pinta de una reforma necesaria para que el gobierno central no se le continue escapando tantas cosas de las manos, y en este sentido podría ser positivo, y significar el primer paso hacia políticas económicas más de “izquierdas”, serias y activas por parte del gobierno para reducir el crecimiento económico, repartir la riqueza, etc. Sin embargo, esto va encontrar la oposición de las empresas (tanto publico como privadas), del capital extranjero, de ciertos gobiernos regionales, etc. Y deberíamos preguntarnos si una mayor eficiencia del gobierno es lo que necesita China, especialmente teniendo en cuenta el papel de liderazgo reformista que han tenido y siguen teniendo las elites locales y provinciales.

Otra característica es que parece que intenta acercar industria i telecomunicaciones, en un plan para potenciar la terciarización de la economía, por ahora tan basada en las manufacturas. Y también parece que podría priorizar el medioambiente con la creación de un nuevo ministerio, pero no quedan claras cuales van a ser sus atribuciones. Algunos analistas hechan en falta un ministerio de Energia, que al final no ha cuajado, pues parece que continuará la fragmentación en este sentido y que la NDCR continuará dirigiendo en los aspectos macro pero renunciará a los micro.

Y no va a ser rápida. Como ya vimos en las anteriores reformas administrativas, seguramente se va a tardar años en implementar completamente la nueva organización.

Finalmente, destacar que no parece que la reforma vaya a significar más transparencia, sinó más bien más concentración de poder y por lo tanto serán necesarias mayores iniciativas de control sobre la corrupción. Así pues, el funcionamiento real de la burocracia china continuará siendo un super-misterio.

What Does China Thinks?

A new intersting book about china politics by Mark Leonard, the author says in ECFR:

I am trying to show how experiments with focus groups and opinion polls are changing China from a traditional authoritarian state to a new ‘deliberative dictatorship’, and reveal how Beijing hopes to use a “China Dream” to challenge the US’ military power.

The book charts the development of a new Chinese world view and identifies the following different factions battling for influence:

  • The “New Left” who want a gentler form of capitalism with a social safety net that could reduce inequality and protect the environment;
  • The “New Right” who think that freedom will only come when the public sector is dismantled and sold off, and a new, politically active “propertied class” emerges;
  • The “Neo-Comms”, cousins of American neo-cons, want to use military modernisation, cultural diplomacy and international law to assert China’s power in the world.

I argue that in the future, the West willl be just as interested in the Chinese “Neo-Comms” plans for Asia as it is now in the “Neo-Cons” attempts to reshape the Middle East. Soon, the political struggle in the Communist Party will be seen as vital as the battle between the US presidential contenders; and protesters outside the World Bank will complain as much about the “Beijing Consensus” as they do about the “Washington Consensus”.

I have not read the book yet, but it looks like for Leonard there are no “technocrats” anymore… or maybe their views are shared for all three currents. If its a comparison with the US could be very interesting: how similar are the “great powers”?

At the ECFR webpage we also find another interesting article by F. Godement about the geopolitical consequences of the political change in Australia, Japan, Taiwan and SKorea:

These changes have powerful implications which Asia’s partners should consider. First, if there was a dream by conservative Republicans in Washington, and advocates of a strong Japan in Tokyo, to create an alliance of Asian democracies as a counterweight to China’s rise, that dream is over for the time being. (…)

Will China seize the opportunity and pursue key compromises on sensitive issues – Taiwan, maritime borders, divided Korea? Will it relax its political controls which stem from regime insecurity? Or will it merely use the moderation of its partners and the evident absence of any strategy of encirclement to further advance narrowly defined interests?

Elecciones en Kirguizistán: nueva mayoría, permanente inestabilidad

Acaba de publicarse las interesante conclusiones del seminario de FRIDE sobre la estrategia de la UE en Asia Central, pero la noticia de este lunes son los resultados de las elecciones parlamentarias en Kirguizistán (ver QandA en BBC), con la gran victoria del partido del presidente Bakyev, Ak Jol (o Zhol), con el 49% de los votos y 100% de los escaños, en las que han sido las primeras elecciones con listas cerradas en la historia del país (en un intento de reforzar a los partidos políticos). El resto de resultados han sido:

Socialist Party Ata Meken – 9.51; Social-Democratic Party – 4.65; Communist Party – 2.78; Ar-Namys – 1.43; Erk – 0.85; National Revival Party Asaba – 0.78; Erkindik – 0.61; Aalam – 0.53; Vox Populi – 0.35; New Force – 0.23; and Against Everyone – 0.29.

Como podemos leer en Ferghana.ru, la OSCE (con 270 observadores) ha determinado que han existido irregularidades en el proceso:

Overall the election represented a missed opportunity and fell short of public expectations for further consolidation of the election process. An example of this was deregistration of leading candidates. Voting took place in a generally calm environment but counting and tabulation challenged transparency and accountability in the process, due to delays, presence of unauthorized persons, problems in filling out protocols and deliberate abuse of procedures. (…)

Voters were offered a diverse choice, but candidate list registration was unequally applied and not fully inclusive. The media, in particular the state broadcaster, did not provide adequate and balanced information for voters to make an informed choice. Campaign coverage was limited and parties faced difficulties purchasing airtime.

The elections were held under a new election system, including an unusual provision for translating votes into parliamentary seats. This required voters to pass two separate thresholds determined as percentages of all registered voters nationwide. The system could defeat the objective of proportional representation and might lead to an endless cycle of elections, despite assertions that it aimed to stabilize the country.

The Central Election Commission generally worked in an open manner, even though some key discussions were held behind closed doors. Continued uncertainity over key election rules affected the ability of political parties to campaign effectively within a predictable framework. There were widespread allegations of abuse of administrative resources in favour of the newly established Ak Jol party.

Pero el propio paritod Ak Jol ha acusado a los partidos de la oposición de soborno y fraude electoral (RFERL):

Ak-Jol also claimed that Asaba (Flag) Party supporters gave out shots of vodka to voters in the Aksy District of Jalal-Abad Province for casting votes for Asaba and that campaigners for the Turan Party gave out coal to people in Naryn Province who cast their ballots for Turan. Coal is used to heat homes in some parts of Kyrgyzstan.

Ak-Jol said law-enforcement officers detained members of former Prime Minister Almaz Atambaev’s Social Democratic Party for offering money to voters, although Ak-Jol did not specify where that allegedly occurred.

Sin embargo, los 15 observadors de la Organización para la Cooperación de Shanghai (que cada vez se perfila como una alternativa a la OSCE) han establecido las elecciones como legítimas.

También desde Ferghana.ru, se insiste en la idea en comparar estas elecciones con las de Rusia, pues en ambas el partidos dominante ha monopolizado la campaña bajo el lema de la estabilidad. Por otra parte, y como en las eleccions de Kazajstán el verano pasado, el Ak Jol ha conseguido el 75% de los votos pero ha sido el único que ha conseguido representación parlamentaria por lo que el parlamento pasa a ser controlado por un único partido que es el del presidente, lo que significa que el sistema de contrapeso que había tenido en las últimas legislaturas va a desaparecer.

El principal partido de la oposición, Ata-Meken ha conseguido el 9,5% de los votos, pero no ha conseguido el mínimo necesario del 0,5% en todas las circumscripciones por lo que podría quedar fuera del parlamento. Sin embargo esta medida está siendo revisada por la Comisión electoral a instancias de Ak Jol, que puede decidir interpretar que el 0,5% se establezca no en base al total de votos, sino al total de votos registrados en cada región, lo que permitiría cierta representatividad de Ata-Meken en el parlamento. Actualmente, la decisión parece estar en manos de Bakyev que puede presionar para imponer la interpretación que le parezca más favorable a sus intereses y que tiene asta el 19 de diciembre para llegar a un compromiso con la oposición al respecto.

Sin embargo, Ata-Meken va a tener una representación muy poco significativa en el parlamento, pero su inclusión podría intentar legitimar a Bakyev así como intentar aplacar parte de las protestas que parecen inevitables (RFERL).

Social Democratic party leader and until recently Prime Minister Atambaev warned as polls were preparing to close that “if the opposition are not given a platform in parliament, we will use the streets and squares to voice our opinion.”

“We are heading for dictatorship…. This is outrageous. It’s impossible to recognise these results,” Duishenkul Chotonov, a leader of the second-placed party Ata-Meken, told AFP.


El Insitute for Public Policy de Kirguizistán todavía no ha emitido ningún analisi al respecto y no deberías olvidaros de consultar Registan.net y Azamat Report, excelentes fuentes.

¿El efecto ZP en Canberra?

Oriol Farrés

Kevin Rudd, líder del Partido Laborista Australiano, ha sido elegido nuevo primer ministro del país al salir vencedor de los comicios celebrados el pasado 24 de noviembre.

La victoria de Rudd se ha debido principalmente en un cambio de opción política de cerca del 6% de votantes del partido Conservador, que en esta ocasión, habrían decidido cambiar el sentido de su voto en favor del partido laborista.

El cambio en la mente de los electores, se debe en buena medida, a la incapacidad de Howard de alterar la deriva de su acción política, después de 11 años al frente del ejecutivo. Y es que arrimarse a las corrientes más potentes del sistema internacional es extremadamente útil para alcanzar velocidad de crucero, per limita mucho las opciones de maniobrar en espacios reducidos sin causar accidentes. También la crisis económica y el efecto ‘no hay nuevo malo’, han sido bazas significativas en la debacle de Howard, que podría haber perdido incluso su escaño como diputado, después de 33 años de reelecciones consecutivas.

Pese a haber obtenido una victoria excepcionalmente amplia en las últimas generales, el primer ministro ha dilapidado su crédito, en buena parte debido al agotamiento de sus postulados en política exterior, sujetos incuestionablemente a la alineación junto con los Estados Unidos la guerra contra el terrorismo. En aquél contexto, Howard jugó la carta sin reservas, como hicieran Aznar y Blair. En un final digno de la peor de las maldiciones de Tutankamon, como ellos ha sido víctima de los que entonces se plantearon ante el mundo como imperativos de acción, y que han resultado ser en jerga diplomática, poco menos que ‘inexactas’.

Como una gota malaya sobre la frente de Howard, ante los ojos de los electores australianos han desfilado las revelaciones entorno a la inexistencia de armas de destrucción masiva en Irak, o la brutalidad de Guantánamo (relatada escabrosamente ante la audiencia televisiva australiana por uno de sus nacionales, repatriado desde aquél triángulo de las Bermudas del derecho internacional). También en su caso particular, la impopularidad en el resto de Asia ha minado su carisma, debido a una posición tendenciosa hacia sus vecinos asiáticos, que le ha granjeó a Howard el mote de ‘Sheriff de EEUU’ en Asia.

Fiel a su acción política, como relataba BBC en un artículo reciente, Howard se ha encontrado ante los comicios en el lado equivocado de la opinión pública.

Lo que en un primer momento era la firmeza anisada por los electores, y que le dio crédito en un contexto de shock postraumático ocasionado por los atentados de Bali de 2002, se tornó con el paso del tiempo y de los acontecimientos, en una rigidez indeseable.

Por su lado, Rudd logró en el transcurso de 2007, amartillar cada uno de los puntos débiles de Howard y plantear a los electores una opción claramente opuesta y deseable, con la libertad de alguien que accede al poder sin las ataduras de 13 años de gobierno.

Sea como fuere, en el ámbito de la política interna, Rudd ha anunciado una política comprensiva con la población aborígen, que ha sufrido los abusos del Gobierno (basta hacer referencia a las abducciones de cerca de 10 mil niños aborígenes para darlos en custodia a padres blancos, una práctica por la que aún el Gobierno no se ha excusado). Este acercamiento a los aborígenes es un cambio diametral respecto a su antecesor en el cargo, y aborda una una realidad vergonzante para un país que según el PNUD es el tercer país más desarrollado del mundo, y que sin embargo no acierta a dar pasos que mejoren la vida de la comunidad aborigen, que ofrece unas tasas de esperanza de vida casi 20 años inferiores al resto de la población, y es víctima del paro, múltiples adicciones y de enfermedades infecciosas erradicadas en el mundo desarrollado. Una respuesta acertada ante la cuestión aborigen, debería ser una de las prioridades actuales del laborismo australiano, que posiblemente, aliviaría algunas de las tensiones internas que sufre la sociedad y que generan periódicos estallidos de violencia.

También la crisis económica ha pasado factura al Gobierno saliente, comprometido en reformas que despertaron las iras de los sindicatos y la desconfianza de la población. Rudd ha manifestado su compromiso de paliar esta situación. Sin embargo, no ha dado aún señales de su actitud ante uno de los temas cruciales: la política migratoria. Sin embargo, la extraordinaria dureza de Howard en este terreno, le ofrece un margen amplio para liberar tensión sin que en práctica, se produzcan cambios destacables, algo valioso para un Gobierno laborista que teóricamente debería mostrarse más comprensivo en este terreno.

También se hace imprescindible abordar de manera diferente, la cuestión del cambio climático. Howard ha sido uno de los principales opositores a firmar el Protocolo de Kyoto, argumentando su ineficacia para combatir el problema. Es evidente que este será uno de los principales asuntos en los que Rudd se diferenciará de su predecesor, ya que por activa y por pasiva, ha declarado su voluntad de adherirse finalmente al tratado. Y es que los efectos del cambio climático son ya un problema del presente en Australia, que sufre el azote de los grandes incendios y las sequías, que en los análisis más pesimistas, dejan a Sydney sin agua suficiente para sostener a su población, en tan sólo 13 años.

Esta cuestión supondrá un primer elemento de alejamiento de las posiciones defendidas Gobierno de los Estados Unidos, ya que Washington perderá un aliado imprescindible en su campaña anti-Kyoto. Otro iceberg en deriva de colisión para las relaciones Aussie-americanas, es la más que previsible retirada de las tropas australianas de suelo irakí.

Sin embargo, el distanciamiento no puede ser más que provisional. Australia depende de los EEUU, aunque menos que en el pasado, para garantizar su seguridad. EEUU también es su socio en cuanto a dotación de material tecnológico de control de fronteras, patrulla de las aguas, transporte… etc… aprotándole a Australia infraestructura para sostener su rol de potencia en medio del oceáno. A la inversa, EEUU depende (en este caso aún más si cabe que en el pasado) de Australia como socio fiable, a medio camino entre su territorio y el Asia emergente. Por todo ello, es previsible que el grado de alejamiento entre ambos países dependa de las medidas compensatorias que lleve a cabo el nuevo ejecutivo. Quien sabe si podría darse, como en el caso español, una mayor implicación australiana en otros puntos calientes de la guerra contra el terrorismo, principalmente en Afganistán. Sin embargo, todo conduce a pensar que Rudd deberá escenificar el alejamiento para cerrar una etapa.

Es en este terreno de las relaciones asiáticas es en el que se espera con entusiasmo el impulso de Rudd, que ha publicitado al máximo su fluidez con el mandarín, que demostró departiendo fluidamente con el Presidente Hu en Beijing. Apuntar tan sólo que Australia se ha convertido en un foco de interés para los estudiantes asiáticos que deciden cursar sus estudios en el extranjero. Según datos de UNESCO, en 2003 cerca de 180.000 estudiantes extranjeros cursaban estudios en Australia, un 66,7% de los cuáles, eran asiáticos. Sin embargo, el equilibrio entre unas relaciones asiáticas más fluídas (basadas en una relación privilegiada con China) y la fidelidad a las posturas de EEUU, no será sencillo. Puede tener grandes implicaciones para futuras estructuras de seguridad asiáticas, así como en opciones de política exterior para países relevantes en la zona.

No parece sencillo que un Gobierno australiano cercano a China sea capaz de aliarse con Japón para coordinar una agenda independiente de los EEUU. Principalmente, esto podría conducir a los EEUU a ejercer una mayor presión sobre Japón para que aumente su potencial militar y cubra levemente el hueco (sin duda temporal) dejado por Canberra. En este contexto, es preciso señalar que Rudd ha manifestado su escepticismo ante la llamada Alianza Trilateral que Condolezza Rice arrancó a un Howard en 2006, a los primeros indicios de coquetear con China.

En este contexto de acercamiento a China y alejamiento ‘formal’ de EEUU, no sería descartable un recrudecimiento futuro de las tensiones en el estrecho de Taiwan. Esta se convertiría sin duda en la piedra de toque para tocar ‘a murallas’, en un futuro que se presume más que próximo.

Un segundo damnificado de la reversión en Australia, podrían ser las relaciones con India, que tal como manifiesta Robert Ayson en un reciente artículo, podrían resentirse por la cuestión del comercio de uranio del que Australia es un gran proveedor e India aspira a ser un respetable importador, pese a estar fuera del TNP. Si bien Howard se mostró favorable a pasar por alto este detalle, Rudd podría reconsiderar esta opción y regresar a la tradicional negativa australiana a suministrar uranio a países no signatarios del tratado.

Sin embargo, existirán efectos positivos en el relevo político. Principalmente, estos deben producirse entre los vecinos de la región del Pacífico, hastiados del anterior primer ministro. En el caso de pequeñas islas-estado, la cuestión del cambio climático era esencial, ya que en muchos casos, es una amenaza de trágicas consecuencias para supervivencia a la que Howard había permanecido insensible. En cuanto a los vecinos de tamaño medio, en la mayoría de los casos las relaciones estaban en un momento tan crítico, que tan según algunos analistas, sólo pueden mejorar. Estos son los casos de Papua Nueva Guinea y Salomón, que siempre han visto a Canberra (pero especialmente con Howard) como un poder intervencionista en su política interna. Otro efecto que se presume positivo, es la convergencia temporal (que es en realidad, muy poco frecuente) con un Gobierno laborista también en Nueva Zelanda, un país que utilizando un símil futbolístico, siempre está desmarcado en la banda pero al que hasta el momento, Australia pocas veces ha querido pasar la pelota. Sería interesante observar las consecuencias de una convergencia real de intereses entre ambos países y en lo que respecta a este blogg, atender sus efectos sobre Asia y muy especialmente, en Oceanía.

Pakistán, hacerlo peor es posible

Musharraf está contra la cuerdas, ni EEUU le ha dado credito en sus últimas decisiones, obligando a rectificar, sin embargo la cosa todavía podría ir a peor. Un ejemplo lo econtramos en la propuesta norteamericana de “pacificación” de las tribus insurrectas del país y cuya estrategia es, explícitamente, actuar como en Iraq. Se pueden leer las principales características de la propuesta en RFERL, pero como muestra este excelente artículo de Le Monde, este comportamiento no parece racional, sino fruto de un discurso muy alejado de la realidad que todavía considera la situación de Iraq como éxito.

Como podemos leer en The General has no Uniform By Syed Saleem Shahzad en Asia Times:

While the United States is finally satisfied that Musharraf has followed Washington’s dotted lines in the “war on terror”, history will record that over the past few years the region has seen the emergence of the neo-Taliban not only in Afghanistan but in Pakistan as well.

In this context, Musharraf’s visit to Saudi Arabia this week is an attempt to relay though King Abdullah to the George W Bush administration that what is good for the US is not necessarily good for Pakistan, that is, Bush’s attempts to dictate the course of national politics have in fact had counterproductive results.

Thus, while Bush this week lauded Musharraf as having “done more for democracy in Pakistan than any modern leader has”, it is pertinent to consider the downside in earning such praise.

Paula Newberg en YaleGlobal escribe otro interesante artículo al respecto.

The reaction to the news that the US Defense Department has decided to send Special Forces trainers to Pakistan’s unruly tribal areas has so far been muted. But the irony of the decision and its long-term implication for the Subcontinent is hard to miss. In the eighties, the US administration poured money and weapons in Pakistan to train the Mujahideen to fight the Soviets in Afghanistan. The Soviets were ousted, but in a blowback, the Mujahideen-turned-Taliban rulers of Afghanistan later emerged as host of Osama bin Laden’s al Qaeda, forcing the US to take on its one time allies. In a seeming replay of the past, the US Special Forces are now poised to take on yet another training role in the same part of the world. Encouraged by its success in turning Sunni tribes in Iraq against al Qaeda, the US now wants to win over the tribals who have been cooperating with the Taliban and bin Laden’s fighters. Pakistan analyst Paula Newberg sees the move fraught with danger. The fact is that the US support for President Musharraf’s failed policy has created a situation in which parts of the country has fallen in the militants’ control, while the country reels under his emergency rule. For many Pakistanis, Muslim clerics and their followers, who believe the US-led war in Afghanistan is a fight against Islam, this move, she says, is deliberate insult added to profound injury. The trained Islamist tribals may well turn their newly gained skills to jihad in Kashmir and jeopardize the rapprochement with India achieved so far. Newberg says, “US soldiers may defeat a few militants, but they will almost certainly alienate Pakistan’s forcibly disenfranchised voters.” – YaleGlobal

Sin duda, todo parecido con la realidad es pura casualidad.

Un ‘breve’ con amplias implicaciones

Un tema a seguir sin duda!

Maoists threaten to quit alliance with Nepal’s governing parties
KATHMANDU, Oct. 9 KYODO

The top leader of the Communist Party of Nepal (Maoist) warned Tuesday that unity between his party and the six ruling parties could break if they fail to arrive at agreement on the rebels’ demands in the interim legislature Thursday.

‘The alliance could break and a political crisis could surface if we fail to reach an agreement,” the party’s chairman Prachanda told reporters at Dipayal in far western Nepal, local media reported.

Asia Central en verano

Este verano han pasado muchas cosas por Asia Central. Primero las elecciones de agosot en Kazajstán y que ganó el partido del presidente de forma masiva (el Nur OTAN consiguió todos los escaños en juego, un resultado sin precedentes… no hubo ni el intento de un cierto maquillaje de los resultados). Algunos analistas han vinculado los resultados a un golpe sobre la mesa para evitar cualquier tipo de rumores tras el tema Alyev.
Actualmente se ha publicado el informe de la ODHRI que, como era previsible, no las ha dejado muy bien, dificultando la pretensiones del país de presidir la OSCE en un futuro próximo.

Por otro lado encontramos la reunión de la Organización para la Cooperación de Shanghai (SCO) y que tuvo como elementos más destacados la creación de un “mercado energético” y la seguridad. También destacable fué la decisión de no ampliar la organización (especialmente por la oposición de Kazakhstan) y dejar a India, Pakistán, Iran y Afrganistán como observadores.

También hemos tenido notícias de un nuevo grupo llamado Islamic Jihad Union y que dice ser una escisión del desaparecido Movimiento Islámico de Uzbekistan (IMU), en las detenciones por un intento de atentado en Alemania. Diferentes blogs han cuestionado las informaciones entre los que destacaría Beyond the River.

Y hoy hemos despejado una de las grandes incognitas uzbekas: finalmente elecciones presidenciales el 23 de diciembre (pasando el límite establecido, pero bueno). Hagan sus apuestas! A mi me parece que vamos a tener Karimov por sete años más (pese a los peses legales, a la mala salud, etc.). Para mi la gran pregunta es cuantos candidatos van a poder cumplir los requisitos para presentarse:

Under current legislation, an Uzbek citizen can be nominated for president either by a political party or an initiative group of 300 people. They also need to collect the signatures of 700,000 eligible voters and submit an application to the CEC.

Una buena notícia es que Eurasianet ha realizado una compilación en DVD de 10 películas de la región (tan difíciles de encontrar) y ha mejorado su apartado sobre la Revolución de las Tulipas de forma muy didactica.

Finalmente, Rahmon (presidente tayiko) ha decidido mejorar las relaciones con los uzbekos y Uzbekistan y ha realizado nuevas medidas, como la simplificación de las bodas. En Eurasianet se analiza así:

A western anthropologist working in the Pamir Mountains notes that many of her Tajik contacts believe Rahmon’s social initiatives are good for Tajikistan. “They see Rahmon as protecting their interests,” she said. “Wedding traditions have become huge economic burdens for poor families, who are already sending many of their sons to Russia just to make ends meet. …. These villagers readily agree that money [spent on elaborate wedding rituals] could be saved for things like a car or sending their kids to university, and are glad to have an ‘excuse’ to not go into serious debt without loosing face.”

Tajiks tend not interpret the wedding limitations, along with other measures designed to enforce austerity, as government meddling in private affairs. “They see the ban as a ‘boost’ for individual families, like a tax break,” the anthropologist said.

A waiter in Dushanbe also applauded Rahmon’s restrictions on lavish weddings. “The situation here is really hard to earn money and prices are increasing,” the waiter said. “Why make a party for people you haven’t seen in years?”

For the few who can easily afford to throw a big bash, there is always a way to circumvent the rules, the waiter added. “If someone wants to have a really big party they will just pay off the police responsible” for enforcing wedding party limits.

Para terminar un interesante análisis de las posiciones de Rusia y India en Asia Central Narain Roy en Mainstream:

However, Russia’s strength lies elsewhere. Russia has successfully used its new soft power role in Central Asia which extends far beyond its energy resources. Russia’s greatest contribution to the security and stability of its southern tier has not been arms sale or military pacts. Moscow has provided the region’s biggest safety valve through migration to Russia. It has absorbed the surplus labour of the region by providing them jobs, markets for goods and consumer goods. As Fiona Hill of the Brookings Institution says, “a range of new Russian products, a burgeoning popular culture spread by satellite television, a growing film industry, rock music, Russian popular novels, a revival of the crowning achievements of the Russian artistic tradition, and new jobs in the service and other sectors have made Russia an increasingly attractive country for the region around it.”

It is indeed sad that New Delhi should continue to underestimate the importance of the Shanghai Cooperation Organisation. India is, of course, an observer and as such participates in the SCO’s meetings, but it is like the US attending the NAM summit as an observer. So enamoured are our foreign policy mandarins of the new found friendship with Washington that they have found no time to evaluate the SCO’s great potential strategic importance to India.

fgh